Ermita del Buen Suceso

Según una leyenda local, el lugar donde actualmente se encuentra enclavada la ermita del Buen Suceso era en aquellas fechas, allá por 1549, un robledo cerrado frecuentado por pastores, uno de los cuales halló sobre un corpulento árbol una preciosa muñeca, la cual cogió, metió en su zurrón y se la llevó hasta el pueblo para que fuera juguete de sus hijas. A la mañana siguiente, la tal muñeca había desaparecido, retornando al lugar de su hallazgo. Admirados, se comprobó ser una pequeña imagen de la Virgen que con ese prodigio marcaba el deseo de la construcción, allí mismo, de un santuario para ser adorada. Goza hoy, como siempre lo tuvo, de una gran veneración, celebrándose su fiesta el Lunes de Aguas, fiesta tradicional en todas las tierras salmantinas, festejándose la jornada ocho días después de Pascua de Resurrección. En esa fecha suben la Virgen a su ermita, después de haber residido en el pueblo los días anteriores, entronizada en la parroquia.

La imagen

Se ignora el origen de la imagen de la Virgen del Buen Suceso. Es una talla que data del s.XVI, de madera, en su tiempo policromada por restos que se advierten en la misma. Tiene al niño en los brazos, pero no en la forma tradicional sino de manera original. Las mutaciones recibidas para adaptarle un ropaje exterior la han deteriorado profundamente tanto en sus manos, como en el rostro y pliegues del manto. Actualmente se presenta vestida y solamente se le ven la cara, manos y media luna a los pies.

El culto a Ntra. Sra. del Buen Suceso se pierde en el túnel del tiempo, pero la devoción está muy arraigada en todos los feligreses de Linares que, en cualquier situación difícil en que se encuentren, suelen visitar la ermita, así como en las calamidades públicas, según consta en los libros parroquiales, antiguas pestes, sequías, etc.

Las donaciones de objetos de culto como cálices, candelabros, mantos y últimamente una corona de plata donada por las mujeres de Linares, pues la antigua estaba muy deteriorada, son una manifestación de que aún continúa viva la devoción y culto a su tan venerada imagen.
Actualmente se acude durante los domingos de octubre, la cuaresma y mayo a rezar el santo rosario además de las misas votivas que en torno a la fiesta o en el mes de agosto allí se celebran.

La ermita

La historia de la ermita ha pasado por diversas vicisitudes, tanto históricas como estructurales.

Quedan restos arqueológicos de una gran plaza situada al lado de la ermita así como los cimientos de lo que fue la casa del ermitaño, que hasta no hace mucho tuvo allí su morada comolo atestiguan los más ancianos del lugar.
Está situada a un kilómetro del casco urbano, en dirección a Tamames, a ella tenía acceso un camino agreste, hoy ya carretera. Actualmente ha sido totalmente reconstruida, año 1980, conservándose solamente de su estructura original, el presbiterio, pues su estado había llegado a un grave deterioro y ruina que hacían altamente peligroso permaneccer en su recinto.
Según documentos hallados en los libros parroquiales, la que todos habíamos conocido databa del año 1811, pues las tropas napoleónicas que, con motivo de la retirada de la famosa batalla de Tamames, acamparon en este risco, la destruyeron en su totalidad, no celebrándose las fiestas durante los años 1811-13.
El edificio actual no ofrece ningún atractivo artístico, se realizó toda la obra con la aportación de los vecinos y el importe de una parte de la huerta de la casa parroquial, quedando sólidamente consolidado y siendo inaugurado en el año 1981, con la asistencia de las autoridades religiosas y civiles de la provincia y la asistencia masiva del pueblo en torno a la nueva casa de su querida Virgen.

Ermita del Buen Suceso

 

Fiesta

Linares honra a la Virgen del Buen Suceso el “Lunes de Aguas”. El día de Pascua se traslada la imagen de la Virgen a la parroquia, donde se celebra con toda solemnidad la novena como preparación a la fiesta. El Lunes de Aguas a una hora muy temprana se celebra la santa misa en la parroquia, pues muchos hombres, sobre todo, suelen acercarse a recibir los sacramentos pascuales.

A las doce de la mañana, las notas alegres de la gaita y el tamboril ponen el son de fiesta a todos los vecinos que, tanto niños como ancianos, acompañando a la Virgen se dirigen a la ermita.

De nuevo hace algunos años se han vuelto a vestir las mujeres con el traje serrano que en cada localidad serrana tiene su atractivo peculiar y, llegados procesionalmente a la ermita se celebra la santa misa concelebrada por varios sacerdotes de la zona y cantada por el coro parroquial. Terminada la Eucaristía comienza la procesión en torno a la ermita, concluyendo con el baile regional de tejer el cordón y las jotas charras y serranas.

A media tarde el rezo del santo rosario nos congrega de nuevo en torno a María del Buen Suceso. Concluido el mismo, los bailes charros y la degustación del clásico hornazo o la merienda en grupos de amigos ponen la nota final de un día tradicional en la vida de los linarenses. Antiguamente se celebraban representaciones teatrales y corridas de toros; el Excmo. Ayuntamiento pagaba todo el vino que con motivo de la merienda se gastara, costumbre que aún hoy perdura.

Para todos los vecinos de Linares esta fiesta reviste un carácter familiar y eminentemente religioso, en cualquier lugar donde se encuentren, la Virgen del Buen Suceso ocupa un lugar en su corazón. Poco importa el origen o procedencia de esta tradición, lo importante es que la devoción a María bajo esta cariñosa advocación contribuye eficazmente a mantener la fe en este pueblo de Linares.

Volver al Índice          Arriba

 


| Situación Geográfica | Servicios | DireccionesHistoria |
| Fiestas | Rutas | Revista Altozano | Nuestro Escudo
| Demografía | Patrimonio | Contacte con nosotros |

www.linaresderiofrio.org
diseño web · Helvética edición y diseño